SONIDOS DE LA FRAGUA

Los serenos paisajes de Riotorto ocultan una verdadera rareza: una comunidad de herreros que no ha interrumpido su actividad en varios siglos y que sobrevive, golpeando el metal, a los vaivenes de los tiempos. Se han reducido su número y su producción, pero los continúan siendo el emblema de una tierra a la que Álvaro Cunqueiro estuvo especialmente unido. Tanto, que varios de sus rincones parecen hallarse en las páginas de Merlín e Familia, igual que su pasado, vinculado a aquellos celtas llegados a Galicia desde Britania. La casa de Rancaño y el Mazo de Ferreiravella deben formar parte del recorrido, y también el campanario de la vieja iglesia: una superviviente que, como los ferreiros, se ha empeñado en seguir ahí contra viento y marea.

Ferreiros

Hace ya décadas que el sonido del martillo sobre el yunque dejó de oírse en tierras gallegas. La mecanización de las tareas agrícolas y algunos otros factores contribuyeron a la práctica desaparición de un oficio esencial desde tiempos inmemoriales. Sin embargo, en Riotorto se ha mantenido viva la tradición heredada: un puñado de ferreiros continúa fabricando en sus forjas hoces y cuchillos y enfrentando a los productos de la industria una técnica ancestral.

Torre de la antigua iglesia de San Pedro

De la primitiva iglesia parroquial de San Pedro de Riotorto se mantiene en pie la torre, que fue erigida en 1762 y de algún modo sobrevivió a los desastres y derrumbamientos que se llevaron por delante el resto del edificio. Con una escalera de caracol en su interior, es una de las construcciones emblemáticas del municipio.

Mazo de Ferreiravella

También conocido como Mazo da Fraga, ha sido rehabilitado e integrado en un área recreativa que aprovecha su hermoso entorno. Contemplar el funcionamiento de un mazo tradicional de ferreiro permite volver, por un rato, al pasado de la actividad más característica de Riotorto.

11.5 Cunqueiro

Cunqueiro no pazo de Cachán con parte da súa familia de Riotorto.
Pilar Moirón, Cándida Cabanas (a dona de Jose María Moirón e irmá do Caldeireiro ), Álvaro Cunqueiro, Aurora Moirón, José María Moirón e Josefiña do Mazo

Casa de Moirón

De Riotorto era la familia materna del gigante Cunqueiro, y él mismo pasó largas temporadas de su infancia en esta casa familiar, un antiguo pazo reformado que todavía conserva en una de sus fachadas un escudo del siglo XVI. En este lugar escucharía el futuro escritor mindoniense cientos de historias que, años después, iban a asomar por sus páginas del mismo modo que Riotorto asoma por las cunqueiranas Tierras de Miranda.